güeros, un viaje a dos bandas

page_8

güeros (ópera prima de alonso ruizpalacios) cuenta cómo tomás, adolescente rebelde de provincia, viaja a la ciudad de méxico para pasar «un tiempo» con su hermano, federico, apodado “sombra”. tomás, se nos muestra, es insoportable: su madre lo manda lejos, a la capital, porque le arroja un globo con agua a una mujer que llevaba un bebé en carriola. el muchacho llega a un arquetípico departamento de estudiante universitario: sucio, desordenado, con platos sin lavar por todos lados y un compañero de cuarto que parece inamovible: el santos, amigo de sombra. en la radio local escucharán que epigmenio cruz, músico que, según tomás, «pudo haber salvado el rock nacional», se encuentra agonizante, y a falta de algo mejor que hacer, emprenderán un recorrido por toda la ciudad para encontrarlo.

en este punto, güeros se imbrica con esas narrativas de introspección personal que orbitan en torno a una gran urbe. es una extensa tradición que pasea a través de estilos, décadas, ciudades: after hours, de scorsese; oslo 31 de agosto, de joachim trier; before sunrise, de linklater; oh boy, de jan-ole gerster —todas obviamente emparentadas con paseos nocturnos, el ensayo fundacional de charles dickens. dentro del cine mexicano hay al menos tres películas que funcionan como perfectas antepasadas de güeros: los caifanes, dirigida por juan íbañez y escrita por carlos fuentes; 5 de chocolate y 1 de fresa, dirigida por carlos velo y escrita por josé agustín, y mil nubes de paz cercan el cielo, amor nunca dejarás de ser amor, de julián hernández. todas presentan variaciones de un elemento central: un personaje, o grupo de personajes, vagabundea durante un período breve (un día, una noche) por una gran ciudad. el recorrido por esa ciudad abre puertas, permite que se conozcan mejor, que aprendan algo o —en el más oscuro de los casos— que se despeñen en sus angustias.

en güeros, la geografía del distrito federal es pieza clave de la narrativa. dividida en capítulos —cada uno identificado con un rótulo que señala el lugar en el que ocurre: el sur, ciudad universitaria, etc.—, los personajes comienzan su recorrido en un conjunto departamental, hogar de sombra y santos, y avanzan por las avenidas y vialidades: primero huyendo de sus vecinos; después, y ante la insistencia de tomás, buscando a epigmenio. la ciudad —en blanco y negro— se abre ante ellos, expectante, y la comitiva llega a la unam en huelga, a una fiesta esnob en una azotea del centro del df, a una pulquería de texcoco. en la unam encontrán a ana, exnovia del sombras, quien se unirá al viaje.

es más o menos aquí, a media película, que sucede un desplante metaficcional que convierte a güeros en una rareza del cine mexicano reciente: uno de los personajes reconoce a la película como película, comenta el guion y su estructura e incluso se alcanza a ver a una claqueta haciendo la señal de «¡corte!». esto permite leer a güeros de otra forma. en sus ‘tesis sobre el cuento’, ricardo piglia aventura que «el cuento es un relato que encierra un relato secreto». aunque su tesis está pensada para hablar de la literatura, y aunque se refiere a cómo un relato puede cifrar otro relato mientras se va narrando, creo que la misma tesis podría aplicarse sin muchos problemas a la película. el relato secreto en güeros sería otro viaje: el que describe la misma película para encontrar un estilo cinematográfico. por eso vemos un cine que toma prestados elementos de todas partes, que asoma desplantes metaficcionales y expresionistas, que comenta —incluso verbalmente— el «estado del cine mexicano»; por eso vemos también un cine que a veces tropieza, por ejemplo, con diálogos que no poseen la cadencia natural de una conversación o que son enunciados sin mucha convicción por algunos actores. el estilo de güeros no está definido, y es casi una virtud que así sea: este viaje estilístico, en el que el protagonista —la película misma— recorre un amplio terreno en pos de sí mismo, es tan rico y emocionante como aquel otro viaje narrativo, el que emprenden los güeros del título en pos de un cantante de rock venido a menos pero, también, de su identidad, de su lugar en ese hecho que sucede y que tenemos a bien llamar méxico.

publicado originalmente en performance no. 214, disponible aquí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s