david bordwell y la teoría del autor

25dargis_CA0-articleLarge

david bordwell habla, en el primer capítulo de el cine clásico de hollywood, de las varias formas en que el cine hollywoodense ha sido percibido a lo largo del tiempo y a lo ancho de la teoría cinematográfica. bordwell admite que no estamos acostumbrados “a llamar a los productos de la cultura norteamericana de masas ‘clásicos’ en ningún sentido”, y para ir a contracorriente de esa idea comienza citando a bazin, quien declaró que “hacia 1939, la cinematografía de hollywood había adquirido todas las características del arte clásico”. esta cita es muy interesante: bazin fue uno de los críticos que influyeron en la generación de cahiers du cinéma, creadores de, todos recordarán, la teoría del auteur*. no obstante, y aunque bazin concordaba en que las películas debían mostrar la visión personal de sus creadores –específicamente, del director–, también consideraba que la grandeza de hollywood no radicaba tanto en sus autores sino en su condición de sistema de creación. dice bazin en la politique des auteurs, citado por bordwell:

“lo que hace que hollywood sea mucho mejor que cualquier otro sistema no es sólo la calidad de ciertos directores sino también la vitalidad y, en cierto sentido, la excelencia de una tradición… el cine norteamericano es un arte clásico, pero, entonces, ¿por qué no admirarlo en su faceta más admirable, es decir, no sólo el talento de éste o aquel realizador, sino el genio del sistema, la riqueza de su siempre pujante tradición y su fertilidad cuando entra en contacto con nuevos elementos?

bordwell adelanta tras esa cita que ni el sistema anula la creación individual, ni sucede tampoco lo contrario: es el sistema el que sostiene esa creación individual al tiempo que se nutre de ella –y la creación individual se nutre, a su vez, del sistema. es una relación simbiótica en la que ambos organismos –el de hollywood como sistema y el del auteur como pieza más importante de la creación– no se contradicen sino que se complementan.

sirva esto para que, cuando se piense en cintas de autores destacados del mainstream gringo, no se omita el hecho de que esas películas son posibles gracias al sistema en el que están inmersas; ninguna obra es una isla, ciertamente, pero acaso el sistema hollywoodense sea un apretado archipiélago con mayor comunicación que otros. ~

ps.: las citas son de el cine clásico de hollywood. si quieren el libro, lo subí a mi scribd en .pdf: clic.

*adenda: alonso me manda una nota que aclara este punto mucho mejor:

en realidad no es que los chavos de cahiers hayan “creado” una “teoría del autor” sino que “propusieron” una “política de autores”; o sea, algo como “en esta revista adoptamos como política la de leer el texto cinematográfico como obra de sus autores” y también: “adoptamos la política de que los autores son reconocibles en los textos cinematográficos”. luego, cuando se pusieron a hacer películas, truffaut, rohmer y godard siguieron con la “política”, o sea, dejar su huella (de estilo y de tema) en la película. lo importante es que aún no era “teoría”. eso pasó con el tiempo. ya cuando llegó a estados unidos andrew sarris la modificó: ‘notes on the auteur theory‘. en la nueva film comment hay un texto que trata en parte el asunto: critical condition.