aquellas cosas en el parabrisas

hay cosas que estorban en el parabrisas de la mente o la memoria: naturalmente, no tienen por qué ser físicas o tangibles. en ocasiones, es precisamente lo que no es mesurable lo que más nos molesta: algún recuerdo, alguna presencia, alguna idea en apariencia vaga que no se desvanece cuando intentamos evitarla. en casos como esos, quizá sea mejor nomás encender el limpiaparabrisas y contemplar la desaparición de la molestia.

vlcsnap-2013-06-25-00h14m53s16 vlcsnap-2013-06-25-00h15m06s154 vlcsnap-2013-06-25-00h15m47s61 vlcsnap-2013-06-25-00h15m55s121 vlcsnap-2013-06-25-00h16m23s168

descargar: beady eye–flick of the finger

apuntes sobre el vuelo superheroico

el vuelo del superhéroe es también el vuelo de ícaro: un semidiós o un hombre pleno de arrogancia o ingenuidad que se arroja al vacío de la bóveda celeste. el humano dotado de posibilidades que, súbitamente, se percata que la gravedad ya no es el corsé que lo sujeta a la superficie del planeta, emprende un vuelo que, según quien lo retrate, puede tomar las más diversas formas.

uno de mis preferidos –si no es que, de plano, es mi vuelo preferido– es el de “chronicle”, de josh trank. el mérito de sus secuencias de vuelo es mostrar una vertiente que había sido más o menos explotada en el cine mainstream de superhéroes: el descubrimiento del poder. empero, pocos habían abundado tanto y tan bien en esto; recuerdo rápidamente al evidente gozo del spider-man de raimi al percatarse de sus posibilidades y otro tanto en el supermán de donner, pero no concentrados en el poder del vuelo. trank hace esto, miren (la secuencia se lee en dos columnas, de arriba a abajo ambas):

chronicle_01

no sé si se note del todo en los stills, pero el vuelo de trank es bello y potente: es paulatino; allí apenas comienza; el último cuadro muestra la alegría, la dicha incontenible por la victoria sobre la gravedad. los muchachos de “chronicle” apenas son conscientes de su recién adquirido poder y, en consecuencia, están tan sorprendidos como felices –acaso la sorpresa sea alguna forma primigenia de la felicidad. (la secuencia completa de ese primer vuelo está en mi vimeo.)

no es el único tipo de vuelo posible, por supuesto. en superman (donner, 1978), el vuelo del llamado supermán o kal-el es grácil; sus movimientos son casi de ballet, de un actor o ente superhumano en pleno control de su cuerpo. fíjense nomás en las flexiones de los brazos de christopher reeves en esta escena de esa película:

vlcsnap-2013-06-12-02h42m09s190

vlcsnap-2013-06-12-02h42m44s221

vlcsnap-2013-06-12-02h42m19s29

vlcsnap-2013-06-12-02h42m27s110

(seguramente no están relacionados, pero a mí me parece que la mirada de ese supermán durante ese vuelo bien podría ser más o menos así:

vlcsnap-2013-06-20-14h48m40s234

vlcsnap-2013-06-20-14h48m50s99

vlcsnap-2013-06-20-14h48m55s136

vlcsnap-2013-06-20-14h48m58s179

vlcsnap-2013-06-20-14h49m04s227

…que no es otro que el pov –point of view– de uno de los personajes voladores de “chronicle”.)

sirva todo esto para decir que lo que a mí me gusta del vuelo del héroe es también el disfrute de su imposibilidad: el lento paladeo de la ruptura de las fuerzas que nos atan a esta superficie.